viernes, 18 de septiembre de 2009

Sala de Malaquita en el Palacio de Invierno

Uno de los aposentos más impresionantes del Palacio de Invierno, la residencia de los zares rusos (ahora el edificio principal del Ermitage) es la espléndida sala de Malaquita, creada por el arquitecto Alejandro Briulov. El intenso matiz verde de la malaquita que cubre sus columnas, pilastras, chimeneas, mesas, combinado con el blanco marmol artificial de las paredes, brillo del oro abundante y el color rojo de la tapicería del mueble en seguida llaman la atención de los visitantes y producen una impresion inolvidable.



La historia de esta sala tan especial es siguiente: el arquitecto italiano Rastrelli que construía el palacio de Invierno para la emperatriz rusa Isabel destinaba esta parte del edificio para un grandioso y solemne Salón de Trono. Sin embargo, su proyecto no fue realizado. Isabel murió en 1761 antes de ver acabadas las obras, y la primera verdadera propietaria del palacio de Invierno Catalina II (Catalina la Grande) ordenó convertir el espacio reservado para la sala de Trono en los aposentos privados.

Desde los finales del siglo XVIII aquí vivían las emperatrices rusas. La primera fue la mujer de Alejandro I Isabel (la princesa de Baden), despues la esposa del zar Nicolás I Alejandra (la hija del rey de Prusia). En 1830 el arquitecto francés Augusto Montferrand creó aquí para la emperatriz Alejandra un lujoso Salón de Jaspe decorado con columnas de jaspe gris (pórfido) de Altai. Esta sala servía de "espacio fronterizo" entre las salas de gala y las habitaciones privadas de la emperatriz. Es curioso que ya en aquel entonces se encontraban aquí algunos objetos decorativos hechos de malaquita, por ejemplo la gigante ánfora de malaquita bajo el baldaquín dorado que se conservó hasta nuestros días.



El elegante salón de Jaspe de Montferrand pereció durante el incendio catastrófico que sufrió el palacio de Invierno en 1837, se salvaron del fuego solo los objetos sueltos. La reconstrucción de los aposentos privados después del incendio fue confiada al arquitecto Alejandro Briulov (1798-1877), hermano del famoso pintor Carlos Briulov (autor del cuadro "El último día de Pompeyas" que está ahora en el Museo Ruso). Briulov tenía que plazmar en vida los nuevos conceptos de belleza y comodidad y respetar el deseo de Nicolás I ver el salón de su esposa decorado con malaquita. Para el revistimiento de sus pilastras, columnas, chimeneas se utilizaron 2200 kilos de malaquita "de la mejor calidad" regalados al emperador por el rico empresario ruso Demidov, propietario de las canteras de malaquita descubiertas en los años 1830 en los Urales.

Las superficies de las columnas, pilastras y otros objetos de esta sala se decoraban con malaquita utilizando una técnica peculiar que se llama "mosaico ruso": las placas finitas de malaquita se pegaban a la base de piedra caliza cubierta con almáciga especial, el espacio entre los trocitos se llenaba con polvo de malaquita y la obra se pulía. Uniendo los pedazitos de malaquita los artesanos trataban de obtener un dibujo similar al veteado natural de esta piedra. Las bases y capiteles de las columnas se hacían de bronce dorado.


Alegoría de la Poesía (Antonio Vigi)

Al marmol artificial de las paredes volvió la pintura que existía aquí antes del incendio. A pesar de que su autor (pintor italiano Antonio Vigi) ya tenía en aquel entonces 74 años, el pudo repetir tres fuguras femeninas que decoraban esta sala antes. La central es la alegoría de Poesía (copia del medallón de Rafael en Vaticano), dos laterales simbolizan Día y Noche. Regresaron a su lugar los objetos del Salón de Jaspe salvados durante el incendio: muebles hechos en el taller de Gambs, jarrón grande de malaquita.

Sala de Malaquita en el Ermitage
Sala de Malaquita. Acuarela de K. Ujtomsky, 1865

Los contemporáneos estaban maravillados por el renacimiento de esta sala en su nueva calidad. "La riquísima Siberia sustituyó su jaspe por su malaquita y oro", - decían los testigos de la inauguración del Salón de Malaquita que tambien a veces se llamaba Salón de Oro por la grande cantidad de oro utilizado. Si la antigua Sala de Jaspe todavia tenía rasgos de la arquitectura clasica, la nueva Sala de Malaquita ya proclama el interés a la nueva tendencia ecléctica en la arquitectura rusa.


Suelo de marquitería de la Sala de Malaquita

En la Sala de Malaquita a menudo pasaban los conciertos de música para el círculo estrecho de las personas próximas a la familia imperial. Aquí cantaban los cantantes de ópera italianos ( el famoso tenor Giovanni Battista Rubini, el maestro de belcanto Antonio Tamburini, la insuperable Polina Viardot García y otros). En 1842 aquí dio su concierto el famoso compositor húngaro Ferenz List. En esta sala tambien tenían lugar las presentaciones oficiales de las damas a la emperatriz. En 1894 en la Sala de Malaquita la princesa Alix de Hesse (última emperartiz rusa Alejandra) se vestía para su boda con el zar Nicolás II. Los primeros años de su vida matrimonial la pareja imperial desayunaba aqui en los días festivos.

Durante la Primera Guerra Mundial se reunían en esta sala los Comités de beneficiencia encabezados por las hijas del zar que ayudaban a las familias de los soldados muertos y heridos en la guerra.

Después de la Revolucion de febrero de 1917 y la abdicación de Nicolas II en el Salón de Malaquita se reunían los miembros del Gobierno Provisional. El 25 de Octubre de 1917 en la sala vecina (el Comedor Blanco del último zar) los ministros de este gobierno fueron arrestados por los revolucionarios inspirados por Lenin que asaltaron el palacio de Invierno.

Despues de esta revolución (la Gran revolución socialista de Octubre) el palacio se convirtió en museo. Ahora en la sala de Malaquita se expone una parte de la colección de los objetos de malaquita del Ermitage, la más rica del mundo, que se compone de unas 200 piezas.


Su gran atractivo es el vaso redondo sobre trípode en forma de semifiguras femininas aladas de bronce dorado hecho a principios del siglo XIX en la manufactura de tallado en Peterhof. Llaman la atención numerosos jarrones, mesas, cofrecillos, pisapapales y figuritas decorativas hechas de este frágil у costoso mineral tan valorado en Rusia.

Excursiones y tours en San Petersburgo. St. Petersburg city tours, museums, palaces and suburbs.